Traducir / Buscar en Google

🍳 DESPERTAR - UN RELATO CON AROMA A DESAYUNO

Relato cuento desayuno omelette despertar
Omelette

DESPERTAR - UN RELATO CON AROMA A DESAYUNO




Un asomo de sol se cuela por la ventana del dormitorio.  Seguramente no es el primero, intuyo que es media mañana.   Extiendo el brazo y el vacío a mi lado me confirma que él está levantado.  Es sábado, lo dejo ejecutar la rutina del fin de semana y me entrego unos minutos más a los brazos de Morfeo.

No duermo profundamente, los aromas y sonidos, que llegan acallados pero perceptibles desde la cocina, me susurran que lo que me espera es un jolgorio camuflado de desayuno.  

Creo percibir el olor del pan bronceado en el tostador sobre la hornalla, custodiado con recelo, como por una madre de antaño que vigila los arrebatos de pasión en el zaguán. Caigo en una alucinación leve de naranjas y pomelos recién cortados, esperando fundirse en un abrazo con el exprimidor mecánico.

Me sacan del letargo cítrico los rápidos arañazos del batidor de alambre contra el acero, imagino los huevos amándose en cada  vuelta junto a la sal y la pimienta para mutar en un generoso omelette de jamón y queso, dorado sobre la envejecida panquequera.   El estímulo vence la hegemonía del colchón.  Me incorporo con toda mi parsimonia de feriado, escabullo los pies en las pantuflas y así, con cara de sueño y el pelo arremolinado paso por una higiénica escala que no logra despegar mis ojos, tarea que encomendaré con confianza a una taza de café.

Me presento en la cocina aún sin peinarme, a cuerpo gentil, auténtica, “no hay otra cosa más que esto” me digo para mis adentros.  Me oye llegar, gira y batidor en mano él, refregando mis ojos yo, nos besamos.  El ritual está casi listo, mientras mi compañero lleva a la mesa las delicias de su amor, le pido a la cafetera que me ayude a despertar y ella, enteramente disponible como cada mañana, colma mi tazón preferido con esa oscura e intensa infusión de cafeína.  Le agrego un suspiro de canela y apenas un rocío de miel.  

Ahora si, la pava para el mate reclama que la rescaten finalmente del calor y se une a la mesa.

Estamos los dos, estamos todos.  Es fin de semana y se siente en el aire.



Mirá este video en mi canal sobre como preparar un desayuno con omelette:

Desayuno proteico omelette jamon y queso
Desayuno proteico

Entérate de las novedades por e-mail

Seguime en Redes Sociales

Seguime en Facebook seguime en Twitter Canal de youtube seguime en Instagram Seguime en Pinterest seguime en Linkedin